La situación política que enfrenta a España y Cataluña provocó la reacción del capitán del seleccionado español de fútbol y del Real Madrid, Sergio Ramos, quien quiere la unión del pueblo.

“Lo que pueda opinar o hacer al respecto, no va a cambiar nada. Me duele la imagen de España como país a nivel mundial”, declaró el defensor a la radio Onda Cero.

Ramos envió un mensaje conciliador y evitó meterse en polémicas ante un tema tan sensible. “No me gusta que sucedan este tipo de cosas, metiendo una parte de España en esta situación. Juntos somos más fuertes y esto no lo va a cambiar nadie”, agregó.

Nacido en Andalucía, cerca de Sevilla, Ramos es desde 2016 el capitán de la Roja y también lleva el brazalete en el Real Madrid.

Por otra parte. el experimentado defensor se mostró convencido de que la crisis política actual no desembocará en una expulsión de la Liga del Barcelona, el gran rival histórico del Real Madrid.

“Me cuesta creer que sean mayoría (los independentistas), pero como son suposiciones y no sabemos qué puede pasar, yo prefiero que el Barça esté en nuestra Liga”, dijo Ramos.

El domingo, en el partido contra el Girona, que el Real Madrid perdió 2-1, “me sentí igual de español que en cualquier otro sitio, no hubo nada raro”, afirmó.

Fuente: AFP