Los que no quieren a Diego Maradona, pueden criticarle sus incontables y drásticos cambios de afinidad política, su paternidad múltiple y hasta su tormentosa relación con las drogas pero si hay algo que nunca podrán achacarle es el amor y el agradecimiento por sus padres, a quienes siempre les dedicó palabras de orgullo y devoción.

Y hoy que ya no los tiene con él, ese recuerdo de respeto y alegría se mezcla inexorablemente con la nostalgia de extrañarlos. En el Día de la Madre, Diego se acordó de Doña Tota con un emotivo posteo en sus redes sociales, demostrando que el amor por su mamá nunca morirá.